¡El Cine está aquí!
del 8 al 12 de noviembre de 2018
Alcaldía de Cali, Cali Progresa Contigo
Inicio / Noticias / Artículos / Crónica: así vive un grupo de niños de Siloé el Festival Internacional de Cine de Cali

Noticias

Publicado en Artículos el 08 de Noviembre de 2018

Crónica: así vive un grupo de niños de Siloé el Festival Internacional de Cine de Cali

'El recuerdo de Marnie', película presentada en Cine Sin Límites.

Por Yhon Eduar Gamboa Mayor, FICCALI

Foto: Laura Soto, FICCALI

En medio de risas y juegos, los niños de primaria de la Institución Educativa Técnico Industrial Multipropósito, de la Comuna 20, aguardaban ansiosos la función de Cine Sin Límites, unade las secciones del FICCALI que busca llevar el cine a los sectores más marginados de la ciudad.

Mientras subían las gradas que dirigen hacia las salas de cine de Cine Colombia, Cosmocentro, se escuchaba el rumor de los juegos y el bullicio de los niños que asistieron a la función a la que fueron invitados. 'El recuerdo de Marnie', del cineasta japonés Hiromasa Yonebayashi, se presentó a las 10:00 a.m. de este jueves 8 de noviembre. Este evento, al ser organizado en asocio con el Ministerio de Educación, prioriza la llegada de estudiantes de colegios públicos. Por esta razón más de 120 estudiantes de la Institución Educativa Técnico Industrial Multipropósito fueron los invitados a esta proyección.

Ante la pregunta de qué se espera con este evento, Steve Velazco, voluntario encargado de la coordinación de los niños en las salas, nos contó que “esperamos un imaginario más exclusivo de parte de los cineastas” para con la población de estos sectores. La sección Cine Sin Límites, además de la comuna 20, tiene como puntos de encuentros lugares que, por estar apartados de la ciudad, no tienen las mismas facilidades para acceder al séptimo arte.

El encargado agregó conforma el grupo de personas que cuidan de que este evento salga como se tiene pensado debido a que ha trabajado antes en el acompañamiento de la primera infancia en situación de vulnerabilidad. Mientras se acercaba la hora de la función, iba de un lado a otro, recibiendo y haciendo llamadas para finiquitar los últimos detalles de la mañana. Mientras tanto los niños, en la entrada del teatro, jugaban a esconderse tras los avisos dispuestos a cada extremo del lugar. Algunos de ellos tenían petos que los identifican como los guardas de seguridad de sus compañeros, y cuidaban de que nadie se saliera de la fila mientras esperaban a que les dieran la entrada.

Cuando llegó el momento, algunos profesores se encargaron de llevar a los niños en pequeños grupos para que recibieran el combo con el que disfrutaron de la película: un hombre les repartió a cada uno una caja pequeña de crispetas y un jugo. Después de recibir su refrigerio, los niños salieron corriendo para escoger los mejores asientos en la sala de la película.

“Ellos son muy juiciosos, sencillos”, nos explicó Steve, pero agregó que siempre hay que estar pendientes, pues, debido a la emoción que supone el evento, puede haber algún percance.

Adentro los niños se apuraron por llegar a los asientos más altos. Se asombraron ante las películas que son promocionadas en la sala. Se oía el crujido de las crispetas en sus bocas. El lugar se llenó por completo. Luego hcieron silencio para disfrutar de la película: esta cuenta la historia de una niña que sufre de asma y es obligada a mudarse a un pueblo por orden médica. Allá conoce a Marnie, una niña que vive en una mansión rodeada por el mar. Juntas, recorrerán un camino que las llevará a entender las preguntas de la niñez, mientras se acompañan la una a la otra en su búsqueda por su bienestar y su deseo de ser escuchadas y queridas. Una historia acerca del valor de la vida, la familia, la buena niñez y los valores de la familia.

Al final de la función, los niños aplaudieron la historia dos veces. A la salida fueron organizados en pequeños grupos por sus profesores y salieron en orden. El ruido por lo que comentaban de la película y el entusiasmo que supone la salida era evidente. Algunos les gritaron a sus compañeros que quisieran volver pronto. Esta iniciativa, cuyo objetivo es acercar a los niños al cine y brindarles posibilidades ante su vida futura, es la voz de aliento que muchas personas agradecerán en el futuro. Además, es la primera piedra en la tarea titánica de formar a los niños y jóvenes en el hábito de ver cine, lo que en próximos años redundará en una audiencia que optará por las producciones nacionales y apoyará el cine que se hace en Cali y en Colombia.

Compártelo en redes sociales