Alcaldía de Cali, Cali Progresa Contigo

Convocatorias abiertas

Hasta el domingo 14 de julio de 2019

Inicio / Noticias / Artículos / Crónica: el FICCALI lleva una inesperada mañana de cine al corregimiento de El Hormiguero

Noticias

Publicado en Artículos el 10 de Noviembre de 2018

Crónica: el FICCALI lleva una inesperada mañana de cine al corregimiento de El Hormiguero

Cine Sin Límites, El Hormiguero

Por Félix Rafael Torres, FICCALI

La mañana del viernes  9 de noviembre en el corregimiento El Hormiguero permaneció nublada y fría. Alrededor se podían observar y sentir los resquicios de un aguacero muy fuerte en altas horas de la noche. El silencio predominaba en la cancha cubierta. Unas vecinas hablaban mientras otra barría su fachada. La parsimonia era eterna, hasta que la pantalla móvil del Festival Internacional de Cine de Cali se terminó de instalar completamente y empezaron a llegar los pequeños invitados.

Los pequeños estudiantes de la Institución Educativa El Hormiguero, sede Antonio Villanueva, llegaron a la cancha entre risas, juegos y mucha alegría, en una carrera muy agitada por coger un puesto para poder ver la película de la manera más cómoda. A pesar de que habían suficientes asientos -incluso sobraron algunos-, ellos decidieron correr. Así son los niños, su imaginación es muy acelerada y competitiva.

Tan pronto empezaron a suceder en la pantalla los primeros fotogramas de la película 'Ernest y Celestine en invierno', poco a poco las voces de los infantes se fueron apagando: los niños comenzaron a dirigir y mantener su mirada en la pantalla móvil, donde se narraba la peculiar historia de una ratoncita llamada Celestine que, a pesar de las vehementes advertencias de los otros ratones que la rodeaban, decidió entablar una amistad con Ernest, un gigantesco oso que se gana vida tocando música en el centro de la ciudad, para lograr cubrir su deuda de dientes pendiente en la academia odontológica de ratones.

Algunos niños se encontraban absortos ante la gran pantalla, instalada en el costado izquierdo de una camioneta. Otros, caminando en círculos alrededor de la cancha, permanecían pendientes y no alejaban su mirada de la película. Este espacio se constituyó como un acercamiento a otro tipo de cine en la localidad, donde están «acostumbrados a ver cine en la televisión, a veces en DVD’s y, en ocasiones muy raras, en Cine Colombia cuando se baja a Cali», según las palabras de una profesora de la institución.

Los pequeños estudiantes, y algunos adultos que se quedaron enganchados sin darse cuenta, tuvieron la oportunidad de dejarse persuadir, encantar y conmover con un relato cinematográfico distinto, una historia que se sale por completo de los cánones construidos desde la televisión y uno que otro sitio donde venden películas en el corregimiento. En sus miradas se podía adivinar la fascinación de ver algo nuevo y la esperanza de volverse a encontrar, en un futuro, con un espacio similar. 

Compártelo en redes sociales