¡El Cine está aquí!
Del 7 al 11 de noviembre de 2019
Alcaldía de Cali, Cali Progresa Contigo
Inicio / Noticias / Artículos / Mayo del 68 a la luz de los nuevos fascismos, una conversación entre Luis Ospina y Romain Goupil

Noticias

Publicado en Artículos el 10 de Noviembre de 2018

Mayo del 68 a la luz de los nuevos fascismos, una conversación entre Luis Ospina y Romain Goupil

Goupil y Luis Ospina

Ante un nutrido auditorio tuvo lugar el coloquio 'Morir a los 30 años: la memoria de mayo del 68', en el que el cineasta Luis Ospina conversó con el director francés Romain Goupil acerca de sus recuerdos del histórico momento del que fue protagonista en los primeros meses de 1968, su relación con cineastas renombrados del mundo y cómo ve el mundo de hoy.

El evento comenzó con las palabras de Luis Ospina, quien dijo que “la primera película en la que pensé cuando quise hablar de Mayo del 68 fue 'Morir a los 30 años'”, y añadió cuánto lo impactó e influenció esta para la realización de su película 'Todo comenzó por el fin', pues en ambas se encontraban temas como la amistad, la cinefilia, el suicidio y el desencanto, entre otros.

Hablando del motivo que lo llevó a rodar su película, que lleva el mismo título del coloquio, Romain Goupil dijo que “hay la misma semilla de rebelión, de ganas de cambiar las cosas”. Contó detalles de aquellos años, confesando que ellos querían cometer sus propios errores, pues se trataba de años en los que ninguno de los jóvenes que luego tendrían importancia en la escena política de ese año en Francia, creía en las instituciones, desde sus padres y maestros hasta las mismas autoridades.

También contó a los asistentes que en las películas encontró una salida a sus deberes en la escuela. Desde estos primeros años de su vida empezarían a germinar sus deseos de cambiar las cosas establecidas, lo que lo llevaría, años más tarde, a ser uno de los portavoces principales del movimiento parisino. “Nos creíamos más fuerte que el mundo, más fuertes que las generaciones anteriores”, dijo hablando del ambiente de efervescencia que se vivía en aquellos años en Francia. Aunque se preocupó por aclarar que “no era una revolución, era una revuelta cultural”, debido a que tanto en Latinoamérica como en Alemania, Italia y demás países los jóvenes estaban alzando sus voces de protesta ante las condiciones en las que vivían.

Con respecto a sus primeros años, recordó a su papá, agradeciéndole la confianza y la influencia que tuvo para él que lo dejara entrar a su estudio de fotografía, donde empezó a familiarizarse con el oficio del cine: “me di cuenta de la importancia de la luz, la profundidad de campo, y esto fue muy importante para mi formación. Asistí a muchas discusiones sobre el cine militante, el cine que debía cambiar las cosas”.

Además de detalles acerca de la realización de su película, que empezó a grabar sin tener la certeza de que algún día iba a ser el proyecto en el que terminó. Habló de quienes estuvieron en ella y los que pudieron grabar lo más representativo de este movimiento. También hubo espacio para que se trataran temas de política actual, y las controversias que han generado las presidencias de los presidentes actuales de Colombia, Estados Unidos y Brasil.

En este punto el invitado expresó su preocupación de que en estos momentos haya un miedo generalizado en todo el mundo. Explicó que todas las luchas que movimientos como los de Mayo del 68 ganaron ahora parecen estar en peligro. Y las elecciones en las urnas no son más que el resultado de que el miedo haya sido utilizado por algunas personas para acceder al poder.

Al final del evento, hubo espacio para que Luis Ospina le preguntaba acerca de su relación con demás directores con los que trabajó. En este momento, Romain trató de explicar, desde su recuerdo, las personalidades de cada uno de ellos, aludiendo a comportamientos exagerados en honor al arte y diciendo que nunca preferiría ser ellos a llevar en su cabeza los recuerdos de la lucha de la que fue parte hace más de 50 años.

Compártelo en redes sociales